Oraciones para dormir bien

“la noche, antes de dormir es el tiempo propicio para considerar ante Dios, en la oración, la jornada transcurrida. También es el momento para pedir perdón por lo que hemos hecho mal, implorando de la misericordia divina que Cristo vuelva a resplandecer en nuestros corazones”, Juan Pablo II

oracion dormir

El descanso es algo que todos merecemos pero no siempre es fácil de conseguir: ruidos, estrés, problemas… Estas oraciones pueden ayudar a relajarnos para poder dormir tranquilos.

Oración para dormir

Señor, confío en ti siempre,
como eres mi Buen Pastor sé que nada me faltará,
En esta noche sé tú estarás conmigo,
toma mi mente y dale tranquilidad,
que nunca dude que tu presencia es suficiente
para mantenernos en paz.
Te ruego Señor que tu serenidad me envuelva en esta noche,
que mi casa sea protegida por tus ángeles,
que con tu poder alejes todo mal de mi alrededor,
todo peligro que sea visible o escondido
sea desvanecido, en tu nombre Jesús.
Te pido Señor que des aliento a mi espíritu,
des vigor a mi cuerpo y entusiasmo de vivir.
En esta noche descanso en ti,
todas mis preocupaciones quedan en el altar
y me dispongo a tener un sueño tranquilo y reparador.
Amén.

Oración de buenas noches

Padre mío, ahora que las voces se silenciaron
y los clamores se apagaron, aquí al pie de la cama, antes de dormir,
mi alma se eleva hasta Ti, para decirte:
Creo en Ti, espero en Ti, te amo con todas
mis fuerzas, Gloria a Ti Señor.
deposito en tus manos, la fatiga y la lucha,
las alegrías y desencantos de este día
que quedó atrás.Si los nervios me traicionaron, si los impulsos
egoístas me dominaron, si di entrada al rencor
o a la tristeza, ¡Perdón, Señor! Ten piedad de mí.Si he sido infiel, si pronuncié palabras vanas,
si me dejé llevar por la impaciencia.
Si fui espina para alguien ¡Perdón, Señor!
No quiero esta noche dormir, sin sentir
sobre mi alma la seguridad de tu misericordia,
tu dulce misericordia, enteramente gratuita, Señor.Te doy gracias, Padre mío, porque has sido la sombra
fresca que me ha cobijado durante todo este día.
Te doy gracias porque, invisible, cariñoso, envolvente,
me has cuidado a lo largo de estas horas. Señor, a mi alrededor ya todo es silencio y calma.
Envía el ángel de la paz a esta casa. Relaja mis nervios
sosiega mi espíritu, suelta mis tensiones,
inunda mi ser de silencio y serenidad.

Vela sobre mí, Padre querido, mientras me entrego
confiado al sueño esta noche, como un niño que duerme
feliz entre tus brazos.
En tu nombre Señor, dormiré tranquilo. Amén.

Oración para pedir un sueño placentero

Querido Dios:

Mientras estoy acostada/o aquí en busca de otra buena noche de sueño reparador, dame la paz de la mente y la capacidad de relajarme y dormir. Que tu presencia sea un escudo alrededor de mí y tu ángel de la guardia me proteja de todo mal. Protege a mis seres queridos.

Dame un sueño reparador, para que así pueda yo satisfacer mis necesidades de restauración física y mental que me permitan despertar lista/o para recibir otro día hermoso, el cual espero que me permitirás vivir para disfrutar con alabanzas y gracias a Ti.

Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la gracia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

En paz me acostaré, y así mismo dormiré, por que solo Tú, oh Señor, me haces vivir confiada/o.

Antes de dormir

Oh Señor, Dios nuestro, en tu bondad y amor a la humanidad, perdóname todos los pecados que he cometido hoy de palabra, acción y pensamiento. Concédeme un sueño apacible y sereno. Envíame tu Ángel Guardián para protegerme y defenderme de todo mal. Porque Tú eres el salvaguarda de nuestras almas y cuerpos, y a Ti te rendimos gloria, al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración para dormir tranquilo

Antes de cerrar los ojos, los labios y el corazón, al final de la jornada,
¡Buenas noches!, Padre Dios.

Gracias por todas las gracias que nos ha dado tu amor;
si muchas son nuestras deudas, infinito es tu perdón.

Mañana te serviremos, en tu presencia, mejor.

A la sombra de tus alas, Padre nuestro, abríganos.

Quédate junto a nosotros y danos tu bendición.

Antes de cerrar los ojos, los labios y el corazón, al final de la jornada,
¡Buenas noches!, Padre Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *