Oración para la sanación de un enfermo

A veces uno enferma y cuando ve que es algo grave sólo te queda la esperanza de rezar por su salud, o también puede darse el caso de rezar por la salud de alguien a quien tenemos cerca, para ello tenemos una virgen, que se llama Santa Maria de Guadalupe, que dicen que si le rezas tienes algo más de posibilidad de curarte o curarse a la persona por la que rezamos. 

Leer esta oración todos los dias y vereis resultados:

Señor Jesucristo, creo que eres el Hijo resucitado y glorioso de Dios Padre y que estás aquí entre nosotros, vivo e intercediendo por mí amándome y queriendo ayudarme. A ti me entrego, confiante, ¡Porque sé que quieres curarme y eres omnipotente para hacerlo!

Señor Jesús, Te lo ruego: perdona mis pecados, fallas y omisiones y cura, principalmente en mí, mis malos hábitos. Quiero, con tu gracia, perdonar a los que me ofendieron y afligieron.

Jesucristo, mi Dios y mi Amigo, en este instante Te acepto como mi amado Salvador y Señor, único dueño de todas las áreas de mi ser, de todo lo que soy y poseo.

Jesús, mi Señor y Rey, Te pido que entres ahora en mi vida y permanezcas conmigo según lo prometiste: “Estaré siempre contigo, hasta el fin de los tiempos.” Yo creo en tu Palabra.

Señor Jesús, yo Te entrego, en este momento, mi mente, mi voluntad y toda mi vida, pues quiero que seas el centro de mi vivir, sin que el egoísmo sea más el centro de mi vida.

Mi redentor y mi Hermano, muéstrame el propósito maravilloso que tienes para mi vida en este mundo y en la eternidad. Yo acepto el plan amoroso y salvador del Padre eterno para mí.

Mi Señor y mi Dios, dame tu paz y tu poder, para que pueda agradarte en todos mis actos, aceptar mis condiciones actuales y futuras que bondadosamente planeas.
Señor Jesús, renuévame totalmente, porque sé que es ésta tu voluntad para mí ahora.

Te agradezco, mi Señor y mi Dios, porque me estás curando y ungiendo con tu poder infinito y tu eterno amor, que cura y salva. Te agradezco tu gran interés por mí, porque sé que tu salvación se extiende a todas las áreas de mi ser para curarme.

Jesús mío, Te lo pido: pasea por los corredores de mi mente, de mi subconsciente e inconsciente, borrando todos los recuerdos dolorosos e irrigando totalmente con tu sangre salvadora tanto mi cerebro cuanto todas las demás áreas que carecen de salud.

Salvador mío, creo en tu promesa de que a todos los que Te reciben en el corazón Tú les das el poder de convertirse en Hijos de Dios Padre (Jn 1,12). Creo que en este instante recibí el Espíritu de adopción filial, renací como hijito de tu Padre celestial, y lo ama como a mi eterno Padre.

Jesucristo, Señor todopoderoso del universo, creo también que Dios Padre nos da la vida eterna cuando Te aceptamos como Salvador, porque la fuente de la vida sin fin y de la salud está en Ti, en el poder de tu Cruz, aceptada por Ti para nuestra salvación y eterna felicidad.

Sé, mi buen Jesús, que sufriste la Pasión por amor a mí y Te agradezco mucho por tu grande amor.

¡Señor Jesús, sálvame y retírame de en medio de la tristeza para que celebre alegremente tu santo Nombre de Redentor y Libertador del universo y me gloríe en la alabanza del Padre celestial!

¡Mi Señor y Salvador Jesús, creo que resucitaste y estás, en este instante, sentado a la derecha del Padre celestial, en tu trono de gloria, intercediendo por mí y por los que amas! ¡Jesús, Hijo de David, Te necesito, ven a curarme, a salvarme, a liberarme de todo mal!

¡Señor Jesús, creo que en este instante me has liberado de toda enfermedad y Te lo agradezco!

¡Jesús, mi Señor y mi Dios, Te pido que también cures a todas las personas que sufren!

¡Ruega por mí, Oh Virgen Santa María de Guadalupe y envuélveme en tu manto de protección !

Amén. ¡Aleluya!

Positivízate y llenate de energía!!

Si un buen día quieres tener y con buen pie quieres empezar, nada más levantarte lee estas frases para así estar más positivo, más energético, y en general con más autoconfianza. Levántate hoy con el pie derecho y haz que todos tus sueños y promesas se cumplan.

Leelas todas las mañanas y verás unos resultados asegurados:

 

“Muchos de nuestros sueños parecen al principio imposibles, luego parecen improbables y luego, cuando nos comprometemos firmemente, se vuelven inevitables.”

“El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso y nunca perder el entusiasmo.”

“Es muy duro fracasar, pero más duro es todavía no haber logrado nunca triumfar.”

“Hasta que tú no te valores a tí mismo no valorarás tu tiempo, y hasta que no valores tu tiempo no harás nada con él.”

“El miedo es algo que no existe en ningún lugar excepto en tu mente.”

“La tragedia en la vida no consiste en no conseguir las metas, sino en no tener metas las cuales alcanzar.”

“La confianza en sí mismo es el primer y gran secreto de la vida.”

“Pensar es fácil, actuar algo más dificil, pero pensar y actuar es lo más dificil de todo.”

“Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo al fracaso.”

“Cada persona es tan feliz como se proponga serlo.”

“El hombre que mueve montañas, comenzó soñando que un día movería piedrecillas.”

“Cuando alguien se propone para donde vá, el mundo entero se abre para que pase.”

“Hay muchas más oportunidades en busca de hombres capaces, que hombres capaces en busca de oportunidades.”

“Lo más importante es admitir nuestros errores y ser capaces de corregirlos, solo así conseguiremos el triumfo en nosotros mismos.”

“El mayor mérito del hombre consiste en determinar sus circunstancias y no dejar que las circusntancias lo determinen a él.”

Todos los sueños que tengas se pueden hacer realidad, sólo has de tener el coraje para hacerlos realidad.

Seguramente, estarás de acuerdo en que todas estas frases tienen toda la razón, ¿y porqué no hacer nuestros sueños realidad ahora que aún podemos? Piensa que cuando ya no nos levantemos ya sí  que no podremos hacer nuestros sueños realidad, así que ánimo no lo pienses más y triumfa en la vida y en todo lo que te propongas, porque la vida es eso es proponerte algo y cumplirlo, solamente nosotros nos limitamos nuestras metas, porque mientras estemos vivos podemos cumplir todos nuestros sueños, así que positivizate y haz tus sueños realidad ¿A qué estás esperando?

 

Oraciones para encontrar trabajo

En épocas de crisis como la que estamos ahora metidos, en la que el trabajo es escaso tan solo nos queda la , y además este año que es el llamado “año de la fé”.

Para encontrar trabajo os recomiendo esta oración, que teneis que hacerlo cada dia y sin faltar uno, durante 9 dias, os dejo la oración que es conocidas por sus efectos y además también unas frases de San Judas Tadeo para que reflexiones y actues, que tambien eso puede hacerte encontrar trabajo o como poco subirte tú autoestima.

Oración para encontrar trabajo

San Judas Tadeo, intercesor de todo problema difícil consígueme un trabajo en que me realice como humano y que a mi familia no le falte lo necesario en ningún aspecto de la vida, que lo conserve a pesar de las circunstancias y problemas adversos.

Que en él, progrese mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerza. Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean.

Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia, de la cual eres pariente y prometo difundir tu devoción como expresión de mi gratitud a tus favores.

Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Nota: Rezar esta oración hasta conseguir el trabajo y luego dar gracias . Creo que esta es la única manera de encontrar trabajo.

Bueno decir que podemos encontrar muchas oraciones para encontrar trabajo, si que queria deciros que el hecho de leer oraciones y nada más no sirve por lo cual debemos leerlas, interiorizarlas, creer plenamente en ellas y sobretodo muy importante tambien una busqueda de trabajo, puesto que del cielo, y por mucho que recemos a  nuestro altísimo, el trabajo no nos va a caer de allí, y debemos por consiguiente buscar y no solo uno sino varios trabajos hasta que por fin nos llamen de uno, os quiero dejar igualmente algunas frases para que tengais mas fe en lo que estais orando:

“La Sabiduría es sobrar con acierto y con conocimiento según el pensar de Dios; es caminar según la Ley, obedeciendo a sus decretos.”

“Ensayad el Amor, cumplid la Ley, derramad la paz y con eso crearéis a vuestro alrededro un mundo de Luz que es lo que vece las tinieblas. La Verdad reposa en la Ley Divina emanada del Altísimo, inmodificable, que garantiza la dicha de cuántos la sigan, la estudien y la busquen.”

“La fe se alcanza con la fortaleza, el empeño y la paciencia que el alma debe buscar en la oración.”

“La fe es algo que se consigue con el trabajo continuo de estudiarnos a nosotros mismos y de desbrozar aquellas cosas por las que la duda surge.”

Leerlas y tener fe sobretodo a la hora de leer las oraciones, es muy importante si quereis que os llegue el trabajo.

Oración para aprobar un examen

Un examen es una de esas circunstancias en las que podemos llegar a jugarnos mucho y que pueden suponer una verdadera prueba en nuestra vida y para nuestra fe. Es por eso que conviene encomendarnos, como en casi cualquier circunstancia de nuestra vida, a la intervención divina.

En este caso, vamos a ver una posible fórmula para suplicar la intercesión de la santa abogada de los examinados, Santa Gema Galgani. Mística nacida en Campigliano en 1778, la joven santa fue una de las primeras mujeres estigmatizadas del siglo XX.

En todo caso, más que por su misticismo o por los estigmas, Gema, la joven además de santa, destacaba por sus capacidades para el estudio y por su solidaridad con sus compañeros, cuyos éxitos y fracasos le provocaban los sentimientos de los aprobados y los suspensos propios.

He aquí una de las formas para pedir la intercesión de Santa Gema Galgani.

Esclarecida Santa Gema Galgani, protectora de los examinandos. Tú que recibiste de la Divina Voluntad de Nuestro Señor una inteligencia tan aguda y memoria tan fuerte que ocupabas siempre los puestos de honor en las clases, tú que alcanzabas las más distinguidas calificaciones en cualquiera que fuera la materia y obtenías premios extraordinarios en públicos certámenes.

Santa Gema Galgani, que inspirada por la más tierna caridad para con tus hermanos en la fe, sufrías y sentías como propios los suspensos de tus compañeras de clase; tu, puesto que ves y sufres desde el cielo mis descuidos y negligencias a la hora de cumplir con los deberes escolares, alcánzame del Señor Dios Nuestro el perdón que humildemente suplico.

Ayúdame, asimismo a encaminar mis conocimientos a la mayor gloria de Dios y a santificar mi alma, así como que en esta circunstancia en que voy a examinarme, conserve la bondad de mis intenciones, junto con la serenidad de ánimo y el equilibrio de mis nervios, para que, al lograr las brillantes calificaciones que deseo y necesito, ensalce tu protección y eficaz abogacía. Asimismo que bendiga al Señor por todos sus soberanos e innegables beneficios, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Concluida la fórmula, hemos de rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

En cualquier caso, y por muchos milagros que la santa obtenga para nosotros, la verdadera fórmula milagrosa para aprobar es aplicarse en los estudios. Nunca mejor que este caso puede aplicarse aquel refrán de “a Dios rogando y con el mazo dando”.

Oración para aliviar el dolor de cabeza

Una de las molestias más frecuentes y que, a la vez, más fácilmente pueden influir en nuestro día a día es un dolor de cabeza. Para rogar el favor de un alivio pronto, podemos rezar, con fe, de la siguiente manera:

La sanación por la fe

Señor Dios, Padre de toda misericordia:

Gracias pues en tu cuerpo mortal, Jesús, soportaste todas y cada una de nuestras enfermedades. Gracias pues fue el dolor de tus llagas el que nos curó a todos nosotros.

Ayúdanos a creer siempre que la verdad se halla en Tu Palabra, de forma que podamos siempre luchar, con fe, contra cualquier dolencia, cualquier enfermedad, cualquier síntoma que esté minando la salud de nuestro cuerpo mortal.

Enséñanos, Señor Dios Nuestro, a proclamar la Palabra de ti poder, verdadera espada del Espíritu, que nos permite combatir cuanto oímos, vemos o sentimos. Muéstranos el camino para combatir toda falta de fe; para, por creer en ti recibir la salud que ya tú nos diste con tu sacrifico en el Calvario.

Que vivamos, Dios mío, por la fe y no por la vista. Haz crecer nuestra fe para que podamos creer que tú eres el Dios omnipotente; que es Tu sola y perfecta voluntad que sane este dolor de cabeza que daña a mi mente y a mi cuerpo, del mismo modo que sanas los males de mi alma.

Danos fuerza en la debilidad, ayúdanos en la batalla de la fe. Ayúdanos, Señor a creer y a profesar, más allá de cualquier circunstancia, tu Palabra, que es la única verdad. En el nombre de Nuestro Señor. Amén.

Palabras que curan cualquier mal

Otra fórmula ante la misma molestia, en este caso encontrada en el blog emilioluz.blogspot.com.es sería:

“Colocar las manos en Cruz sobre la cabeza de la persona y decir.

“Por el poder del padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, yo te libero de todo mal”

Hacer cruces desde la frente hasta la nuca). Repetir”

Realmente, más que una oración al uso, tal y como se entiende en la tradición cristiana, esta fórmulas se parece más a un mantra hindú que no tenga que ver con la religión más que en el enunciado, en las palabras que se repiten una y otra vez.

No podemos decir que una fórmula sea más efectiva y otra menos: lo verdaderamente efectivo es la fe de cada uno, algo que va más allá de rezos o fórmulas preestablecidas.

 

Oraciones del 4 de junio

El napolitano Francisco Caracciolo, nacido en 1563, caía enfermo de lepra a la edad de veinte años. Desahuciado por los médicos y abandonado por sus amigos, Francisco hizo voto de tomar los hábitos si se curaba de esta enfermedad.

Francisco Caracciolo, socorriendo a presos, enfermos y reos de muerte

Se obró el milagro y Francisco Caracciolo cumplía su voto haciéndose miembro de la Hermandad de Nuestra Señora del Socorro, desde la que ejercería la caridad con enfermos, encarcelados y reos de muerte.

Andando el tiempo, y en colaboración con Fabricio Caracciolo y san Agustín de Adorno, fundaría la orden de Clérigos Regulares Menores, de la que ejerció como general y que se extendería más adelante por España.

Habida cuenta del modo en el que consagró su vida a quienes más lo necesitaban, siempre podemos recordar a Francisco Caracciolo en momentos en los que la ley, injusta, puede hacernos mucho daño. En este sentido, podemos pedir su intercesión de la siguiente forma:

Padre Francisco Caracciolo, tú que fuiste cayado de fe para quien te necesitó en las horas sombrías en las que la ley, implacable, respondía a mandatos antes humanos que divinos, te suplico que intercedas por mí en esta situación [reflexionamos o enunciamos la mencionada situación] y ruegues al Señor que ilumine a quien me juzga para que lo haga con justicia y clemencia. Amén.

Modernos Caracciolo

Y, para los que se hallan ya presos, la archidiócesis de Burgos ha compuesto y publicado una oración más recientemente que reproducimos aquí íntegramente:

“Señor Jesús, Tú siempre te mostraste amigo de los pequeños, de los pobres y de los excluidos: hasta el punto de querer pasar por la experiencia del preso: fuiste denunciado, detenido y apresado en la oscuridad de la noche, conducido a la cárcel y sometido a interrogatorios, insultos, burlas, malos tratos y torturas, juzgado sin las debidas garantías, condenado y ejecutado (como muchos a lo largo de la historia y también hoy).

Tu amor te llevó a identificarte con ellos y a permanecer presente en ellos: estuve en la cárcel y viniste a verme. Ante este gesto tan desconcertante nos atrevemos a pedirte por las presas y presos de hoy para que:

–          No piensen que porque la sociedad los condena, Tú los rechazas.

–          No renuncien ni un solo momento a su dignidad de personas e hijos de Dios.

–          No pierdan nunca su libertad interior.

–          No se desesperen ni caigan en depresión.

–          No renuncien a esforzarse contra todo tipo de opresión, represión e injusticia.

–          Se afanen en cambiar de conducta.

–          Hagan por su vida y por su reinserción.

–          No abandonen a sus familias y amigos, ni sean abandonados por ellos.

–          Su situación los acerque más a Ti y sean cosalvadores del mundo.

También queremos pedirte por nosotros, la sociedad y la Iglesia para que:

–          No rechacen a las presas y presos por el hecho de serlo.

–          Les respetemos como personas que son.

–          Te veamos y sirvamos a Ti en ellos.

–          Los acojamos con cariño y comprensión cuando recobren la libertad.

–          Les acompañemos y ayudemos a reinsertarse.

–          Nuestro amor, en definitiva, les ayude a descubrir que Tú les quieres.

Te lo pedimos por María, tu Madre y nuestra Madre. Amén.”

Oraciones del día 3 de junio

El santoral nos indica que el 3 de junio es Santa Clotilde, reina de los Francos. Tras la muerte del rey, su marido, al que ella misma convirtió al cristianismo, sus hijos se embarcaron en luchas por el poder.

Santa Clotilde, reina y madre ejemplar

Tras años de enfrentamientos, los aspirantes al trono estaban a punto de enzarzarse en una gran batalla, a pesar de las súplicas de su anciana madre, ya retirada y dedicada a la oración y la caridad.

Clotilde, entonces, rezó por que sus hijos no disputaran la batalla y una tormenta como no se recordaba en la región hizo retroceder a las tropas antes de poder recibir la orden de ataque. Ante esta señal, ambos hermanos se reconciliaron. Clotilde moría plácidamente un mes más tarde, en el año 545. Sus propios hijos cargaron, juntos, el ataúd.

Es por eso que Santa Clotilde es una fenomenal abogada e intercesora en las disputas familiares, a la que muy bien puede rezársele así:

Santa Clotilde, tú que lograste que tus hijos se amaran a pesar de sus diferencias, tú, cuya fe evitó una guerra entre hermanos con la sola fuerza de la oración, intercede por mi familia ante Dios Nuestro Señor y que él nos ayude e ilumine en estas horas de luchas, rencores y zozobras. Amén.

San Ovidio, San Oído

Otra de las onomásticas que celebramos este 3 de junio es la de San Ovidio. Curiosamente, la abogacía de este santo no procede de los milagros que hiciera allá por el siglo II. El papa Clemente I envió a este siciliano a predicar a Lusitania. El nombre en latín del santo Ovidio era Sanctus Auditus.

En portugués se adaptó el apelativo como Sao Ouvido, que significa “San Oído”. De ahí evolucionó a San Ovidio. Es por esto que se le atribuye la abogacía y la intercesión ante la Divinidad por los problemas y males de oído. Una forma de pedir su ayuda ante este tipo de males sería:

Padre San Ovidio, vos que predicasteis entre infieles, vos que trajisteis al redil de la fe a Santa Marina de Aguas Santas y a sus hermanas, impidiendo que se perdieran después de su abandono. Vos, santo padre, interceded, os lo ruego, ante Nuestro Señor de modo que, si tal es su voluntad, me libre del mal que me aqueja y pueda disfrutar a Su mayor gloria del don del oído. Amén.

Oraciones para las causas imposibles

San Expedito

San Expedito es un intermediario entre nosotros y Dios para causas de suma urgencia o imposibles. Se supone que es contemporáneo de Santa Filomena y San Jorge. Aunque no está clara su existencia histórica hasta el punto que no aparece en el Martirologio romano promulgado en 2001. Según la tradición católica, san Expedito era un comandante de la Legión XII Fulminata. La legión de san Expedito estaba desplegada en Armenia y alternaba su misión principal de luchar contra los pueblos  bárbaros y custodiar los confines del imperio.

Debido a su nombre, la devoción popular lo considera

  • patrono de las causas urgentes,
  • abogado de las causas imposibles (un título que comparte con santa Rita y san Judas Tadeo),
  • protector de los militares, los estudiantes, los jóvenes y los viajeros,
  • patrono de las causas legales demasiado prolongadas.
  • Es un santo reconocido por los fieles católicos aunque no aparece en la liturgia católica.4 Su acta de canonización no ha sido revisada por la Iglesia Católica Romana, y su fiesta del 19 de abril no se celebra ampliamente.

No aparece en el actual calendario litúrgico porque nada se sabe de su vida.

Oración al Poderoso San Expedito

Mi San Expedito de las causas justas y urgentes, intercede por mi junto a Nuestro Señor Jesuscristo, para que venga en mi socorro en esta hora de aflicción y desesperanza. Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero. Tú que eres el Santo de los afligidos. Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, protégeme, ayúdame, otorgándome: fuerza, coraje y serenidad. ¡Atiende mi pedido! (hacer la petición).

Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi demanda con urgencia. Devuélveme la Paz y la tranquilidad. ¡Mi San Expedito! Estaré agradecido por el resto de mi vida y propagaré tu nombre a todos los que tienen Fe. Muchas Gracias.

Señor, ten piedad de mí.
Jesucristo, ten piedad de mí.
Señor, ten piedad de mí.
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Padre Celestial, que sos Dios, ten piedad de mí.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de mí.
Santa María, Reina de los Mártires, ruega por mi.
San Expedito, invencible atleta de la Fe, ruega por mi.
San Expedito, fiel hasta la muerta, ruega por mi.
San Expedito, que todo perdiste para ganar a Jesús, ruega por mi.
San expedito, que fuiste atormentado, ruega por mi.
San Expedito, que pereciste gloriosamente por la espada, ruega por mi.
San Expedito, que recibiste del Señor la Corona de Justicia que prometió a los que le aman, ruega por mi.
San Expedito, auxilio de los que pierden cosas, ruega por mi.
San Expedito, patrono de la juventud, ruega por mi.
San Expedito, auxilio de los estudiantes, ruega por mi.
San Expedito, modelo de soldado, ruega por mi.
San Expedito, patrono de los viajeros, ruega por mi.
San Expedito, salvación de los enfermos, ruega por mi.
San Expedito, consolador de los aflijidos, ruega por mi.
San Expedito, apoyo fiel de los que esperan en vos, ruega por mi.
San Expedito, yo te suplico, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, ven a mi auxilio.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdóname Señor.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchame Señor.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de mi Señor.
Jesús, óyeme.
Jesús, escucha mi oración.
Que mi voz llegue a ti, Señor.

Gozos a San Expedito

Acudimos hacía ti
san Expedito bendito
para aprender de tu vida
el seguimiento de Cristo.

Servir al emperador
ofrece promesas varias
que se convierten en soplo
cuando llega la mañana.

Acudimos hacía ti
san Expedito bendito
para aprender de tu vida
el seguimiento de Cristo.

Postergar la decisión
es el consejo del cuervo
pero Cristo dice “hoy”
al que quiere se su siervo.

Acudimos hacía ti
san Expedito bendito
para aprender de tu vida
el seguimiento de Cristo.

La decisión de Jesús
lleva al martirio y la muerte
pero desde ellos resurge
una vida que es más fuerte.
Acudimos hacía ti
san Expedito bendito
para aprender de tu vida
el seguimiento de Cristo.

Eligiendo en nuestra vida
servir de verdad a Cristo
podemos volvernos libres
sin estorbos, expeditos.

Acudimos hacía ti
san Expedito bendito
para aprender de tu vida
el seguimiento de Cristo.

Tú que estas gozando
la corona de la gloria
haz que la verdad u justicia
logren pronto la victoria.

Acudimos hacía ti
san Expedito bendito
para aprender de tu vida
el seguimiento de Cristo.

 

Mi San Expedito de las causas justas y urgentes, intercede por mi y mis hermanos junto a Nuestro Señor Jesuscristo, para que venga en nuestro socorro en esta hora de aflicción y desesperanza. Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero. Tú que eres el Santo de los afligidos. Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, protégenos, ayúdanos, otorgándonos: fuerza, coraje y serenidad. ¡Atiende nuestros pedidos! (hacer el pedido).

 

Gloria a Dios en el cielo

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso Señor,
Hijo único, Jesucristo.

Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;
tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.

Amén.